< Volver

Mejoramos el proceso de control de calidad de los rodillos Anilox

abril 28, 2020

Recientemente hemos adquirido un dispositivo de gran precisión para la medición de la aportación volumétrica.

Mantener los rodillos Anilox limpios y en un estado óptimo es esencial dado que aseguramos que la aportación de producto, ya sea tinta, barniz u otros, se mantenga en los niveles para los que fueron diseñados, aumentando así el rendimiento y por tanto la productividad. El impresor debe tener en cuenta las tolerancias establecidas por el fabricante de Anilox y mantener sus rodillos en dichas tolerancias para conseguir una aportación correcta. Un pequeño cambio en el volumen de aportación del rodillo Anilox puede resultar en un gran cambio en resultado final.

En Martin Westland disponemos del equipamiento necesario para la medición volumétrica y la limpieza de sus rodillos Anilox.

Cuando el rodillo llega a nuestro almacén, el primer paso es comprobar su estado con el microscopio de medición volumétrica. El dispositivo escanea la superficie del rodillo y traslada los datos al ordenador para realizar un informe en el que se detalla que porcentaje de volumen ha perdido el grabado del recubrimiento. Valorando esto podemos saber si el rodillo puede realizar su función en máquina correctamente o si por el contrario necesita ser limpiado o incluso cambiar completamente su recubrimiento cerámico.

La medición del microscopio es muy precisa y varios estudios han demostrado que el grabado con rodillos Anilox debe estar dentro de las tolerancias de 0,4 cm³/m² para conseguir una precisión de color de 3DeltaE. Por tanto, un objetivo adecuado de medida debería tener una precisión repetible de aproximadamente 0,1 cm³/m² para el rango de Anilox y aproximadamente 0,2 cm³/m² para lineaturas más gruesas.

Si el informe del microscopio nos da como resultado que el rodillo ha perdido volumen, lo limpiaremos con el equipo de limpieza por ultrasonidos. De este modo las celdas cerámicas quedarán completamente libres de suciedad.

Tras la limpieza, el rodillo se mide de nuevo con el microscopio y se comprueba si en ese momento ya tiene el volumen correcto dentro de tolerancias. Esto quedará reflejado en un informe.